Eternidad

*Recuérdame como un día imaginaste que fui

lunes, 25 de mayo de 2009

Huída

- ¿Cuántos meses, días, horas, minutos, segundos, son necesarios? – pensé mientras el sonido de mis tacones se adhería a las paredes de aquel sucio parking, modificando por completo su esencia.

Salí de allí y me alegré de ver que seguía siendo de noche. Odiaba la luz del sol, me hacía parecer angelical, y mi único interés era dar miedo a la marabunta para que me dejara respirar. Encendí un cigarrillo y anduve varias manzanas, sin destino fijo, pero inconscientemente sabía hacia dónde me dirigía. – Aah, soy una idiota incapaz de olvidar durante más de dos días. Necesito algo, algo que borre su esencia de mi esencia, porque estoy jodidamente envenenada –

Como una de esas tantas noches meses atrás, me paré en frente de su casa. Luces encendidas, latiendo vida. Cómo me hubiera gustado ser yo la que compartiera paredes y puertas y ventanas y sofás y corazones… Apagué el cigarrillo, enrabietada y entristecida, mientras intentaba usar la táctica de “Corazón, coraza”, y me hice creer que ésa ya no era mi vida, que yo no tenía absolutamente nada que ver. Nada.

Huí de aquel jodidamente feliz lugar y fui a salvarme. A los 5 minutos me hallaba en otro sitio. Esta vez, luces apagadas – propio de él, seguro que estaba escribiendo únicamente iluminado por una lámpara de 5 $ y por la botella (medio vacía) de Vodka-, y el hastío respirable desde antes de doblar la esquina. Su hastío me incitaba a la decadencia, pero a una decadencia loca, exhaustiva y pasional. Toqué la puerta con toques secos y rápidos. Por supuesto, él ya había intuido que se trataba de mí, podía oler mi soledad y mi desesperación desde aquella misma esquina en la que yo olía su hastío. Abrió y se apoyó en la puerta, esperando a que hablara.
- Esta noche deberías secuestrarme.

Me mostró una sonrisa de ternura y de complicidad, me agarró la mano, y me arrastró hacia su guarida, y yo me sentí a salvo. Salvada por el escritor.

5 comentarios:

  1. Y si te salvas, no te quedes conmigo.

    ResponderEliminar
  2. La luz del día te hace angelical. Me lo pareces a tiempo completo. El concepto angelical está minusvalorado. No tendré que explicarte que Lucifer era el mas hermoso de todos ellos (por si te decantas por el lado oscuro).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Qué chhula que está! Me ha encantado. A veces hay que huir, correr lejos de esa venta que late a vida, pero a una vida que no es la tuya.

    Muchísimas gracias! A ver si compartimos ese saquito de risas y le damos la espalda al mundo, que a veces parece que se ha propuesto jodernos. Te voy a hacer caso. "keep walking". Qué grande!! De momento, exámenes y exámenes. Luego, si quieres, podemos compartir alguna charla :)



    Muuuuackks!

    ResponderEliminar

Deja tu huella para la eternidad